La caída del pelo por estrés y otros factores temporales: efluvio telógeno

La caída del cabello puede estar motivada por distintas causas, y éstas no siempre tiene que ver con factores hereditarios. Nuestro cuerpo es un organismo vivo que reacciona a los cambios de hábitos o a los estímulos externos, lo que se refleja en distintas alteraciones del organismo, siendo una de ellas la pérdida de cabello.

Es frecuente poder sufrir intensas caídas del pelo por estrés u otras causas como malos hábitos alimenticios, fiebres o ingesta de medicamentos, entre muchos otros. Eso es lo que denominamos efluvio telógeno y se caracteriza por una pérdida capilar durante un tiempo limitado.

Efluvio

¿Qué es la caída del cabello por efluvio telógeno?

El efluvio telógeno es un problema capilar que afecta tanto a hombres como a mujeres, causado principalmente por episodios de estrés, alteraciones del estado del ánimo o cambios hormonales tras el parto; aunque también puede originarse debido a infecciones, cirugías, fármacos y otros factores que alteran el correcto funcionamiento del organismo.

El cabello tiene su propio ciclo vital: crecimiento (fase nágena), mantenimiento o reposo (fase catágena) y expulsión (fase telógena). El efluvio telógeno se produce cuando el estrés u otros factores mencionados anteriormente alteran el ciclo normal de crecimiento del cabello, provocando que muchos folículos pilosos pasen de la fase anágena directamente a la fase telógena, lo que deriva en una caída mayor de lo normal que suele apreciarse entre 2 y 3 meses después de que se produzca la situación desencadenante.

Nuestro cuerpo es un sistema inteligente que reacciona frente a situaciones conflictivas alterando su equilibrio: en este caso el del ciclo capilar.

¿No estás seguro de las necesidades de tu cabello?

Descúbrelo con el test capilar Pilexil

Hacer el test

Situaciones

El cabello en situaciones de estrés

En un mundo lleno de cambios y desafíos constantes, el estrés es una respuesta natural del cuerpo a las amenazas externas. Si bien una cierta cantidad de estrés puede tener efectos positivos en nuestro equilibrio físico y psicológico, un exceso de estrés afecta negativamente a diferentes sistemas del cuerpo entre los que se incluyen los folículos pilosos.

Irritabilidad, ansiedad, incertidumbre, miedo, confusión, falta de concentración, alteraciones de los hábitos normales o dolores físicos en cabeza, cuello o espalda son algunos de los síntomas que nos indican que podemos estar sufriendo tensiones emocionales producto del estrés. Y el ciclo del cabello no es inmune a estas alteraciones: las personas con periodos de estrés excesivo o que han sufrido traumas severos relacionados con separaciones, la pérdida de un familiar o situaciones laborales complejas, a menudo ven como su pelo se debilita y acaba cayéndose de forma difusa y en un periodo de tiempo excepcionalmente rápido, lo que conocemos como caída de cabello por estrés.

¿Sabías que…

… a cualquier edad tu cabello puede caerse mas? Cada día el cabello cae y crece. Cuando la caída del cabello es superior a 100 cabellos, se habla de “Caída del cabello” y esta situación puede darse a cualquier edad y en cualquier sexo.

Estrés

¿Cómo sé si mi pérdida del cabello está causada por periodos de estrés?

La incapacidad de encauzar el estrés suele derivar en consecuencias perceptibles en nuestra actividad diaria normal como:

  • Sensación de irritabilidad y cansancio.
  • Dificultad para conciliar el sueño.
  • Palpitaciones o sudores excesivos.
  • Problemas digestivos.
  • Sequedad y otras patologías dermatológicas.
  • Pérdida de vitalidad y volumen en el cabello.

Si notas que pierdes mucho cabello al llevar a cabo actos cotidianos como aplicarte el champú o peinarte, y si además has sufrido un episodio de estrés entre los 2 y los 3 meses anteriores a la caída del cabello (los síntomas no se manifiestan inmediatamente), es muy probable que sufras de caída del pelo por estrés.

¿Sabías que…

… has nacido con un determinado numero de ciclos capilares en cada folículo piloso? Cada individuo nace con un numero determinado de ciclos capilares en cada folículo piloso,. De modo que si se agotan antes los ciclos capilares, en ese folículo piloso dejará de crecer cabello.

Causas

Otras causas de la caída brusca del cabello

Además del estrés, el efluvio telógeno también puede tener otros orígenes: algunas enfermedades, malos hábitos alimenticios, medicamentos con efectos secundarios, un estilo de vida poco saludable y, en el caso de la mujer, alteraciones hormonales.

¿Sufres una caída excesiva del cabello después del parto? Esto te interesa.

Así pues, los sospechosos de desencadenar la caída del pelo por efluvio telógeno son numerosos y muy distintos, y no siempre resulta sencillo identificarlos claramente. Además, en ocasiones no habrá un único responsable, sino que se deberá a múltiples causantes. Por todo ello, te recomendamos que consultes a tu especialista antes de someterte a un tratamiento.

Frenar

¿Cómo frenar la pérdida de cabello por efluvio telógeno?

Lo primero que debes saber es que la caída del pelo por factores externos como el estrés suele ser reversible, e incluso corregirse por sí sola una vez superado el episodio.

El efluvio telógeno tiende a desaparecer cuando desaparece la causa inicial.

Hacer ejercicio físico, dormir más, llevar una dieta equilibrada rica en nutrientes, vitaminas y minerales y pasar más tiempo con amigos pueden ser formas saludables de mejorar la causa inicial del estrés y, por lo tanto, de frenar el efluvio telógeno; pero obtendrás resultados más rápidos y satisfactorios complementando estos cambios en tu estilo de vida con productos de efectividad demostrada.

  • Pilexil Forte ampollas anticaída

    Ampollas para frenar la caída del cabello que pueden utilizarse como tratamiento de choque y/o de mantenimiento

    Una ampolla diaria durante el primer mes y 3 ampollas a la semana durante los siguientes tres meses

    Saber más
  • Pilexil champú anticaída

    Tratamiento de uso diario con acabado cosmético para frenar la caída del cabello.

    Una aplicación diaria durante los 3 primeros meses y luego usar como champú habitual.

    Tratamiento indicado para mujeres embarazadas o lactantes.

    Saber más